Seleccionar página



Mantenimiento de ruedas de puertas correderas.</p><p>

Mantenimiento de ruedas de puertas correderas

Las puertas correderas ofrecen una solución práctica para muchas necesidades. Por ejemplo, te ayudan a maximizar la luz natural en el hogar, mejorar la ventilación o incluso para poder disfrutar de una hermosa vista. Las puertas correderas, concretamente las que cuentan con paneles de gran amplitud, ofrecen una combinación única de versatilidad, clase y funcionalidad. Por eso, es muy importante conocer perfectamente el mantenimiento de ruedas de ventanas correderas, para conseguir el mejor funcionamiento.

Situaciones que dañan el alféizar de la puerta

Estas puertas requieren poco mantenimiento. Vienen equipadas con rodillos inferiores que hacen que la puerta ruede. Dado que toda la operación de deslizamiento de la puerta depende de las ruedas inferiores, hay varios factores que pueden dificultar una operación de rodamiento suave. Por ejemplo, pueden dañar la puerta los restos de arena o de polvo de yeso y los escombros entren dentro de los rodillos. Aunque también es cierto que esto es mucho más probable que ocurra durante la construcción. Los rodillos y los rieles de las puertas deben protegerse de todo tipo de materiales de construcción, como polvo de yeso, salpicaduras de soldadura y mortero.

polvo

Qué hay que tener en cuenta

Los siguientes puntos deben tenerse en cuenta al realizar trabajos de construcción cuando hay cerca puertas correderas:

  • Mantener siempre la zona de rodamiento limpia
  • Cubrir el riel de la puerta con una tabla o tela
  • Limpiar inmediatamente el polvo de yeso con un paño húmedo
  • Si hay escombros o arena en el riel, barrer la suciedad suelta del riel de la puerta con una escoba suave o con un cepillo de dientes. También puedes aspirarlo
  • Si usas una manguera, usar solo la configuración de pulverización fina
  • Siempre consultar con el asesoramiento de un profesional (constructor, fabricante) primero

Por el contrario, hay otros factores que debes evitar para no dañar tu puerta corredera:

  • Evitar o retrasar la eliminación o limpieza de escombros, ya que con esto puedes conseguir que sea necesario raspar, sellar potencialmente los rodillos o dañar el acabado de la pintura en polvo
  • Usar cualquier líquido corrosivo como ácido o puntas metiladas para aflojar los escombros
  • Rociar una manguera usando la configuración de fuerza total
  • Raspar con bordes afilados para limpiar la puerta, ya que podría dañar la zona de rodamiento
  • Usar lubricantes para facilitar el rodamiento, ya que puede atraer más suciedad, es decir, los restos de escombros o arena, y esto puede empeorar las cosas.

Esperamos que, tras leer nuestra publicación sobre el mantenimiento de ruedas de ventanas correderas, consigas el mejor funcionamiento de estas. No obstante, si tienes alguna duda al respecto, contáctanos. Estaremos encantados de ayudarte.

0